Artículos

CEE-Panamá hoy

Nuestra historia reciente.

A mediados del año 2009, un grupo de profesionales de diversas disciplinas nos reunimos con el propósito de reactivar el Centro de Estudios Estratégicos (CEE-Panamá) y definir sus quehaceres específicos en esta su Segunda Etapa.

La experiencia de nuestras sesiones de trabajo y las definiciones programáticas que de ellas surgieron, nos convenció de la conveniencia y utilidad de reactivarlo como una instancia independiente de estudio, análisis y formación y como un espacio de reflexión y discusión amplia sobre los problemas más importantes de nuestro pueblo.

Con estas ideas-fuerza en mente, y a la luz del acelerado desarrollo de los acontecimientos económicos, sociales y políticos más recientes en Panamá, decidimos elaborar un primer trabajo que además sirviera como presentación del CEE - Panamá en su Segunda Época.

Para tal propósito elaboramos el libro

Panamá: Estructura - Coyuntura. Conflicto, Clases y Política.

En su primera parte damos cuenta de nuestras concepciones fundamentales acerca de la conformación, desarrollo y problemática actual de la sociedad panameña.  En la segunda, compartimos un trabajo de José Valenzuela Feijoó que da cuenta de la concepción marxista acerca de los Conflictos, las Clases y la Política. 

El 15 de Octubre de 2009, en la Biblioteca Nacional de Panamá, fue formalizado el relanzamiento del Centro de Estudios Estratégicos, dimos a conocer su nueva directiva, sus primeros Miembros Asociados y nuestro compromiso expreso de estar al servicio del movimiento social panameño en el proceso de elevación de sus niveles de conciencia y organización. 

(Ver aquí la presentación completa del CEE-Panamá en su Segunda Época).

La tarea que nos hemos impuesto puede resumirse en una frase que no por sencilla y conocida es menos compleja: se trata de contribuir al indispensable tránsito que los sectores populares - que concebimos como el único sujeto histórico-social portador de verdaderos cambios hoy - desde la conciencia de clase en sí a la conciencia de clase para sí.

El método marxista que privilegiamos en el CEE - Panamá, no sólo está vigente y goza de buena salud, sino que sigue siendo el más poderoso instrumento de análisis social de que se dispone y una guía insustituible para la comprensión del mundo y de los problemas a que hace frente la humanidad al despuntar el siglo XXI.

"(...) Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo. Pero no es esto sólo, Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él. El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto esos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas".  F. Engels. Discurso ante la Tumba de Marx. 17 de Marzo de 1883.

En tales paradigmas se inscribe el quehacer del CEE-Panamá. La evolución del capitalismo tal como se nos presenta hoy – el Capitalismo realmente existente - no ha hecho sino ratificar, con hechos cada vez más incontrovertibles, la validez de la concepción marxista que es, esencialmente, un instrumento, un paradigma orientador, una herramienta de trabajo, un método rico, creativo y capaz de dar respuestas.  Por supuesto que no es neutro, como no lo es ninguna de las Ciencias Sociales.  Es un método de análisis y comprensión al servicio de los intereses de los trabajadores, de los sectores populares y de los que creemos que otro mundo - más justo, equilibrado y acorde a las exigencias vitales del ser humano - no sólo es posible sino impostergable.